Al habla con... Ainhoa Malmierca

Actualizado: 25 ene

Diplomada en magisterio y licenciada en psicopedagogía, trabaja desde hace 15 años como maestra de educación infantil en “La Farga Infantil”. Es hija de Tomás Malmierca y sus abuelos paternos fueron también moderadores del FERT, condiciones que, sin lugar a duda, la hacen única entre los moderadores de la IFFD de todo el mundo. Ainhoa está casada con José María Amat y son padres de seis hijos.




¿Qué ha supuesto para ti, vivir desde pequeña la Orientación Familiar de un modo tan cercano?

El hecho de que la orientación familiar haya estado tan presente a lo largo de toda mi vida me ha llevado, de una forma muy natural, a participar en sus cursos y a formarme para moderar sesiones. Ahora me impulsa a un mayor compromiso implicándome en la organización de algunos programas. Además, participando en los COF con mi marido, me he dado cuenta de que muchas de las cosas que allí aprendemos, son las que me han transmitido mis padres y, como bien dices también mis abuelos, desde pequeña. Ahora, juntos, procuramos ponerlas en práctica en la educación de nuestros hijos, con los matices que esta sociedad requiere, por supuesto.


Después de un tiempo como moderadora, has recibido del FERT el encargo de dirigir el Programa “Primeras Letras” ¿Qué orientaciones crees que es necesario dar a este Programa?

Hasta ahora la gran mayoría de las sesiones que he moderado han sido casos de “Primeros Pasos” pero mis hijos van creciendo y me hace mucha ilusión poder aportar a este programa todo lo que voy aprendiendo con ellos. Aconsejo a todos los padres hacerlo cuando sus hijos empiezan la Primaria ya que es el momento en que alcanzan el uso de razón. Esta segunda infancia, es un paso muy importante en el crecimiento de los niños y niñas, que empiezan a entender nuestro lenguaje y sus símbolos: aprenden a leer y captan todo tipo de señales que los llevan a preguntarse por su significado. En esta etapa descubren la propia singularidad y reconocen la de los demás. Poco a poco van reconociendo el sentido ético de las acciones propias y ajenas. Creo que se trata de un programa muy consolidado que trabaja profundamente los principales aspectos de esta etapa; ahora bien, para que los programas sigan siendo valiosos para los padres de cualquier época, es importante la actualización de los casos y notas técnicas para que no pierdan interés ni actualidad.


Paralelamente seguirás como moderadora en “Primeros Pasos” ¿Qué destacarías de la importancia de ese programa?

Creo que este programa ayuda a muchos matrimonios jóvenes y con hijos pequeños a asentar las bases de una buena educación. Tenemos por delante el reto de darlo a conocer mejor, ayudando a las familias a descubrir la importancia de educar con acierto a los hijos desde los primeros años de vida.


Desde tu perspectiva de madre joven, ¿Cómo ves el futuro de la Orientación Familiar?

El mundo digital ha cambiado muchas cosas y seguramente cambiará también algunas metodologías a la hora de aprender y enseñar, pero las reuniones de equipo y el aprendizaje con otras familias pienso que seguirá siendo una pieza fundamental para consolidar nuestra formación como padres. Además de la importancia que le da el FERT a estas sesiones en sus programas, son una propuesta muy atractiva para los padres de hoy. Compartiendo, reflexionando y contrastando situaciones educativas de nuestro día a día con otros matrimonios, adquirimos criterios e ideas que nos ayudan a educar con cierta seguridad y eficacia. No debemos olvidar que los primeros educadores de nuestros hijos somos nosotros, los padres.

111 visualizaciones0 comentarios