Artículo recomendado: De cómo los padres pueden enseñar a sus hijos a respetar

Actualizado: 25 ene

Fuente: ACEPRENSA


La misión de cada padre para con sus hijos –garantizarles un bienestar, atender a su salud, a su seguridad, a la formación de su carácter, a su crecimiento como personas, etc.– precisa de un marco de respeto mutuo para realizarse. Si este falta, “si los hijos no son receptivos a nuestra guía ni muestran respeto por nuestra autoridad, [dicha tarea] es más difícil”.


Así lo afirma el psicólogo estadounidense Thomas Lickona en un artículo publicado en Psychology Today, en el que esboza algunas sugerencias a los padres para que ayuden a los menores a desarrollar actitudes respetuosas hacia ellos, o a “corregir el tiro” si ya se ha empezado mal.

“Entiendan que tienen el derecho a ser respetados y actúen en consecuencia –dice a los adultos–. Por las investigaciones sabemos que una crianza con autoridad se asocia con resultados más positivos en cuanto al carácter”. Según explica, una de las características clave de dicha crianza es el ejercicio confiado de la autoridad, en el que entran en juego las cuatro “es”: expect, explain, enable and enforce (esperar, explicar, facultar y hacer cumplir).


Todo ello, además, con respeto hacia los hijos. “Si queremos que nos respeten, debemos respetarlos. Si queremos que digan ‘por favor’ y ‘gracias’, tenemos que decirlo también nosotros. Si no queremos que nos hablen con sarcasmo, evitemos el sarcasmo al dirigirnos a ellos. Si esperamos que nos hablen en un tono de voz adecuado, hagámoslo también”.


El ejemplo, señala Lickona, no debe quedar solo en el hogar: es necesario conducirse con la misma amabilidad con los vecinos, con otros familiares y con los maestros, a quienes recomienda no desautorizar. La falta de respeto, subraya, comienza con gestos de pequeño calibre, y los menores terminan perdiendo la sensibilidad a esta conducta.


“Traten –aconseja– de no hablar innecesariamente sobre los defectos y errores de otras personas, y explíquenles a los chicos que no nos gusta que otros hablen mal de nosotros a nuestras espaldas. Intenten ser de quienes hablan bien de los demás”. Pide que insistan, además, en que prime el respeto en las relaciones familiares: “No permitan que los hermanos se digan unos a otros ‘¡cállate!’, ni que se pongan apodos, sean groseros, sarcásticos o irrespetuosos en modo alguno”.


De igual modo, les sugiere que no den por sobreentendido que los menores conocen qué significa respetar, pues pueden estar viendo el modo en que otros chicos tratan a sus padres y asumiéndolo como correcto. “Demuestren físicamente, incluso con juegos de rol, cómo luce y suena el respeto en cuanto al tono, el contenido y el lenguaje corporal. Y después ilustren la ausencia de respeto”, para que los hijos perciban qué maneras son las que no deben emplear.


“¿Qué sucede –concluye– si hasta ahora sus interacciones familiares se han caracterizado por las faltas de respeto y las han dejado pasar sin más? No es demasiado tarde para cambiar esa situación si se adoptan las medidas oportunas para crear una cultura familiar respetuosa”.


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo