Artículo: Síndrome del nido vacío: ¿hay que tener miedo a esa crisis?

Nuestros hijos son un don, un regalo, que se nos confía para amarlos. Y quererlos bien implica tener presente que debemos ayudarles a madurar en todos los órdenes(físico, afectivo y emocional, espiritual) para que sean capaces de encontrar y seguir su camino, su vocación.


Madurar conlleva ir dando pasos para separarte de tus padres, para ir tomando las riendas de tu vida, tus propias decisiones, sin depender en todo de tus mayores. El reto es encontrar -por las dos partes- el equilibrio entre la dependencia y la indiferencia.

Lo cierto es que en este proceso no hay crecimiento sin cierto sufrimiento: p.ej. la adolescencia, cuando los hijos se alejan de sus padres para acercarse más a sus amigos, a su pandilla, a sus iguales, es un momento de crisis familiar. ¿En qué sentido? En que “mi niño tan bueno, cariñoso y familiar” ha pasado a ser “un adolescente huraño, irritable y desapegado”. Cambios que hay que asumir y que forman parte del proceso normal de crecimiento del adolescente, pueden provocar cierta tensión, confusión y tristeza en sus padres. Es normal, es una crisis (“de crecimiento”, precisamente).


Crisis en sentido positivo

No es difícil comprender que el momento en que cada uno de los hijos se independiza y se va de casa, ya sea para formar su propia familia o por cualquier otro motivo, es también una crisis. Leo algunos artículos en los que se afirma que si los padres se sienten tristes cuando sus hijos se van de casa, es síntoma de que el matrimonio no está muy unido. Porque, si se llevaran realmente bien, no sólo no se entristecerían, sino que se alegrarían de tener más tiempo para ellos dos.


La unión conyugal se fortalece

Si esa nostalgia se vive con paz y no se vuelca negativamente en la vida de los hijos, parece algo normal; incluso es un momento que facilita el encuentro y fortalecimiento de la unión conyugal, al apoyarse los esposos mutuamente en el momento de ver salir a sus hijos del hogar.

Otra cosa es que esa cierta tristeza se convierta en una dificultad seria, incluso patológica, y se manifieste en celos, comportamientos posesivos, reproches… Esto sale de lo normal y conviene tomar medidas para solucionarlo.

Ciertamente, si se producen estas consecuencias, pueden ser síntoma de que la relación conyugal no iba bien y uno de los esposos se ha volcado inadecuadamente en sus hijos, buscando cubrir las carencias afectivas que no encuentra en su relación matrimonial. Lo mejor sería hacérselo ver a la persona, proponer una ayuda para -si es posible- recuperar la armonía conyugal y en cualquier caso para que no cause problemas a sus hijos, originados por sus propias dificultades.


Fuente: ALETEIA

55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo