Familia Buxeres-Soler

Familia Buxeres-Soler

Al habla con… Matrimonio BUXERES-SOLER

Enrique y Regina son un matrimonio veterano en la Orientación Familiar por su experiencia como participantes en los COF’s y como Jefes de Equipo.

Enrique es Ingeniero Industrial y actualmente está trabajando como voluntario en el Departamento de Operaciones de la UIC.

Regina está trabajando de voluntaria desde hace 25 años en el barrio del Raval y es primera Presidenta de Acción Social Montalegre.

  ¿Cuándo hicisteis vuestro primer COF? ¿Qué supuso para vosotros este contacto con la Orientación Familiar?

Asistimos a nuestro primer COF hace 33 años en el FERT en Travesera de Gracia y descubrimos lo importante que era adquirir una formación para educar mejor a nuestros hijos. La riqueza del método del caso que ya conocíamos del IESE nos sorprendió aun más al verlo aplicado a la Orientación Familiar. El poder escuchar la opinión de diferentes matrimonios y discutirlas amigablemente se reveló muy enriquecedor.

En varias ocasiones habéis participado como Jefes de Equipo. ¿Qué destacarías de esta tarea?

Los jefes de Equipo deben, ante todo, conseguir que los matrimonios de su grupo se sientan a gusto y surja, de forma natural, la participación de todos en la discusión del caso. En muchos casos esto lleva al inicio de unas relaciones de amistad que ayudan a continuar teniendo buenos interlocutores para hablar sobre nuestros hijos.

Últimamente también habéis participado en el curso “Abuelos”. ¿Qué os ha aportado esta experiencia?

Primero la ilusión de volver a un curso de Orientación Familiar, con todas sus cosa buenas, después de un paréntesis de unos años. También el poder participar viendo las cosas desde otra perspectiva, más desde la barrera, es decir con más tranquilidad y con la experiencia que supone saber que la educación de los hijos y de los nietos es una carrera de fondo que no se acaba nunca.

¿Cómo veis a las nuevas generaciones en su rol de educadores de sus hijos?

Los vemos con muchas inquietudes por el riesgo de que la excesiva valoración del tema profesional redunde en una peor educación de los hijos.  Además, a veces no tienen muy claro los sacrificios que hay que hacer para dar una buena educación. Por supuesto parten con ventaja los matrimonios jóvenes cuyos padres se formaron para educar bien, pues ya han recibido muchas lecciones prácticas.

¿Qué razones daríais a un matrimonio, para que se animaran a participar en un COF?

En un mundo cada día más complejo y cambiante se necesita la formación en cualquier aspecto de la vida y más aun cuando se habla de uno tan esencial como es la formación y educación de los hijos. Si quieres que tus hijos sean felices, fórmalos bien y para ello has de estar bien preparado.