La familia, el rostro de lo humano