Conferencia en Oviedo

Conferencia en Oviedo

Invitado por la “Asociación Juvenil Montealegre”, Efrén Bastida impartió la conferencia titulada “El arte de hablar para ser escuchado” en el Club Prensa Asturiana, de Oviedo. Además de exponer cómo no fallar en la comunicación, Bastida también aconsejó cuidar de manera especial el entorno familiar. “Debe ser lo primero en la escala de prioridades.

De la conferencia se hace eco la publicación “La nueva España”, con el siguiente artículo:

“El estrés y las prisas son malas compañías para comunicarse en casa y en cualquier ámbito. Debemos darnos cuenta de que la capacidad de entendernos los unos con los otros es un milagro”. Así lo explicó ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA Efrén Bastida Puche, profesor de Educación Primaria y máster en Educación y Familia, que pronunció la conferencia titulada “El arte de hablar para ser escuchado”.

“Siempre que tenemos problemas decimos que lo que falla es la comunicación. Es complicado que lo que queremos transmitir se entienda sin pensar en los interlocutores que tenemos delante”, añadió Bastida. El educador apeló al valor de la discreción y a la importancia de saber generar confianza. “Cuando no somos discretos o no damos pie a que alguien nos comente algo, no lo estamos haciendo bien, y especialmente en el ámbito familiar.

Efrén Bastida definió a los padres como una especie de “cajas de herramientas”. “Cuando estamos escuchando algo que nos cuentan nuestros hijos ya estamos buscando la solución, algo que está muy bien según como lo mires”, indicó. A las madres las definió como “supersensibles; tanto que ante una enfermedad de los niños aciertan hasta los diagnósticos médicos”.

“La única manera de que los demás se den cuenta de que pueden contarnos cosas es la confianza”, recalcó. Y en ese punto Bastida consideró fundamental no poner etiquetas a los demás. “Si somos respetuosos con la información y la confianza que nos han dado se van generado otras dinámicas”, aseguró. Tampoco pasó por alto la necesidad de mantener una actitud personal positiva. “Cuando se hace un simulacro de incendio recomiendan que primero debe cuidarse uno mismo para poder salvar al otro, y en casa debe ser igual”. Por eso alentó a los padres y madres a echar mano de la paciencia y a “ser heroicos en esos momentos en los que llegas muy cansado del trabajo y tu hijo te pide que le cuentes un cuento”. La justicia en las relaciones entre padres e hijos es otro de los aspectos que ayudan a establecer una comunicación fluida. “Si el niño viene con un suspenso y se le castiga a tres meses sin la Play tenemos una disfunción; es como si a una chica la castigas a un año sin ir a la peluquería; no pueden hacerse esas cosas”. En definitiva, para comunicarse bien es necesario ponerse en la piel del otro. “Todos somos capaces, no hay que ser Superman”. Bastida también aconsejó cuidar de manera especial el entorno familiar. “Debe ser lo primero en la escala de prioridades; los que te apoyan cuando estás en un momento malo”. La presentación corrió a cargo de Margarita Ortiz y Félix Navarro.