Ángela Santa Maria

Ángela Santa Maria

Geli (como la llamamos todos), es Maestra especialidad Primaria. Psicopedagoga. Postgrado en Lenguas Extranjeras (Inglés). Postgrado en Matrimonio y Educación Familiar. Orientadora Familiar. Está casada y es madre de familia. Como buena profesional de la enseñanza, “Geli” –como así la llamamos- ha sabido aplicar su buena capacidad pedagógica a la Orientación Familiar y ya desde su inmediata incorporación al FERT, asumió la responsabilidad de moderar sesiones de dos temas de especial dificultad como son la sexualidad y la educación en la fe.

¿Qué te atrajo a la Orientación Familiar?

Siempre me ha atraído todo lo relativo a la formación humana y aprender a transmitirlo con la finalidad de poder ayudar a otros. Empecé como tutora, luego como madre y ahora también como moderadora. El participar junto con mi marido en algunos COF´s y posteriormente hacerlo como Jefes de Equipo, nos hizo ver lo mucho que nos ayudaban los moderadores del FERT en nuestra tarea de educar bien a nuestros hijos. En mi caso particular además, me sirvió de motivación para poder orientar mejor a las familias de mis alumnas en las tutorías.

¿Cómo fueron tus inicios?

La formación en el FERT es continua.  Primero participé en un PIMOF para conocer las técnicas de comunicación y la metodología especifica del método de caso. Después asistí como oyente a sesiones de otros moderadores que impartían los temas en los que me estaba especializando. Aprendí mucho y también gané en humildad, pues alguno de ellos me pidió que le hiciera una valoración crítica de su sesión. Y desde luego, lo que nunca olvidaré fue mi primera sesión como moderadora en un colegio donde había trabajado, bajo la observación de una persona dispuesta a hacerme las críticas oportunas y ante un grupo de matrimonios muy bien preparados. En fin, todo un reto…

¿Qué ha aportado a tu formación como moderadora el haber cursado el Postgrado en Matrimonio y Educación Familiar?

Hacer el MEF es de gran utilidad: te da una visión muy amplia y a la vez profunda del hombre, del matrimonio, de la vida y de muchos otros temas-relacionados con la persona y el amor humano-, que son objeto de debate hoy en día. Hace que estudies y a la vez reflexiones sobre lo que has estudiado, para saber ponerlo en práctica en las distintas situaciones que pueden presentase en la vida real. Es un curso que puede servir a cualquier persona que disponga de un nivel idóneo para su aprovechamiento, pero sobre todo, está especialmente indicado para las que tenemos que dirigir sesiones de Orientación Familiar

Hace tres años hiciste el “Curso de educación afectiva-sexual” dirigido por la Fundación Desarrollo y Persona. Desde entonces, has estado moderando algunas de las sesiones de educación sexual de nuestros programas. ¿Consideras que la educación sexual de los hijos continúa siendo para muchos padres una asignatura pendiente?

Hablar de sexualidad con los hijos no es tarea fácil y básicamente no lo es porque se trata de un tema que afecta a lo más íntimo de nuestra persona. Por otra parte, fruto del ambiente hedonista que invade nuestra sociedad, se ha perdido en gran medida la vivencia del pudor que preserva nuestra intimidad, llegando a desnaturalizar el auténtico sentido que le corresponde a la sexualidad en el amor humano. Por eso, es necesario no perder la oportunidad de hablar de todo ello con nuestros hijos, para que gradualmente la información que reciban sea la adecuada a su edad y peculiaridades personales y para fortalecer la comunicación personal con cada hijo.

Otro de los temas que también has impartido en alguno de los programas es la educación en la fe. ¿Crees que es importante tratarla en los COF´s?

La persona es cuerpo y alma. No podemos estar educando solo el cuerpo (hábitos básicos, por ejemplo), y olvidarnos del alma, la cual hay que darle la formación y el alimento espiritual que necesita. Pero nadie da lo que no tiene y algunos padres –no por mala voluntad- sino por falta de formación, no están dando el tratamiento que merece la educación de la fe en sus hijos. Por eso, la participación a un COF puede ser un buen momento para orientarla.

¿Cómo ves el futuro de la Orientación Familiar en estos tiempos de crisis?

Pienso que la Orientación Familiar es hoy realmente necesaria, pues vivimos unos tiempos repletos de información, imbuida por corrientes relativistas que provocan una gran desconcierto incluso en personas que desean hacer lo mejor, como es el caso de la inmensa mayoría de los padres de familia para con sus hijos.