www.google.com/language_tools?hl=en

En esta dirección, Google pone en evidencia su capacidad de ofrecer una serie de servicios electrónicos casi inmejorables: en este caso el de traducción. En Lenguage tools, nos encontramos, entre otras cosas, con un traductor muy útil. Este traductor puede trabajar con párrafos largos y sus resultadoson muy orientadores. Puede traducir una determinada página, no larga, de cualquier dirección de la Red. Como todos los traductores no es perfecto. Dista mucho de dejar el párrafo para traducir de un modo satisfactorio. La labor la debe completar una persona que quiere aprender a traducir y que por ahora se apoya en este comodín que no es autosuficiente. Las traducciones hay que repasarlas y ese es un modo de aprender inglés, o el idioma que se quiera traducir, tanteando y completando la traducción con una buena gramática y también con un buen diccionario. Los diccionarios pueden ser digitales o un libro de siempre.

Hay que ser audaz y meterse en este mundo: el inglés tiene un montón de giros, frases hechas, verbos complementados con preposiciones… que este traductor no recogerá en su totalidad pero si que es capaza de resolver muchas de ellas. Lo bueno es que la lógica estriba en que si se usa mucho este traductor con el tiempo se puede ir prescindiendo de él. Y cuanto más se sabe más se le puede enmendar la plana y resolver la traducción con los propios conocimientos.

Es decir: que nadie se imagine que es suficiente este traductor para los ejercicios de la clase de inglés cuando los chicos deben presentar una traducción del castellano al inglés. Los profesores saben mucho y lo notan en seguida. Es un apoyo, repetimos, que toda la familia debe conocer, pero hay que ser honesto y no intentar hacer trampas. Eso los padres lo deben de poner de manifiesto. Es, en definitiva, una muleta que nos ayuda a andar durante un tiempo: al final hemos de ser nosotros quienes marquemos el paso.

www.google.com/language_tools?hl=en

© FERT 2005. Todos los derechos reservados. Información Legal