Al habla: Mónica Larruy

Al habla: Mónica Larruy

Mónica es Maestra de educación infantil y diseñadora de moda. Es directora de la Escola Infantil La Farga, en Valldoreix.  

Desde hace tres años se ha incorporado a la Junta del FERT, siendo muy valiosa su aportación, especialmente como asesora pedagógica de nuestros programas.

Por tu condición de Directora del C.E.I La Farga, conoces bien todo lo relativo a la participación de familias a los COF, y a la vez como componente de la Junta Directiva del FERT; su finalidad, los contenidos ,así como la organización de los distintos programas. ¿Cuál es tu reflexión acerca de la eficacia de estos cursos?

Pienso que la gran eficacia de los cursos de orientación familiar es que fomentan el diálogo y la reflexión entre el matrimonio primero y con otros matrimonios después en un entorno de amistad y en un ambiente distendido. Las familias jóvenes -y no tan jóvenes- necesitan pararse, pensar, hablar, compartir y aprender de otras familias. Todo ello lo proporcionan estos cursos creando un clima de diálogo y relación, apoyándose en una figura clave: los jefes de equipo.

¿Qué programas son los que a ti te parecen de mayor interés para las familias?

Creo que no hay un programa más importante que otro. En cada etapa del matrimonio y de la familia hay que buscar el curso que se adecúa más a las circunstancias personales.  Me parece importante empezar por el curso de Amor matrimonial ya que en la base de la familia está el matrimonio; hacer un buen “tandem” marido y mujer es una tarea que no podemos descuidar.

¿Tiene alguna influencia la participación de los padres a un COF, con su integración en el Colegio?

Los Cursos de Orientación Familiar son una herramienta espléndida para la integración en el colegio. Los matrimonios necesitan compartir sus experiencias con otras familias que están viviendo las mismas circunstancias. Los COF ayudan a hacer “grandes amigos” que duran para siempre.  Año tras año comprobamos en La Farga Infantil que los cursos ayudan a la integración en el colegio.

¿Qué sugerirías para incrementar el número de familias participantes a los COF?

Pienso que una tarea que hemos de conseguir desde el FERT es que sean las propias familias que han participado en alguno de los programas las que expliquen a los otros padres los beneficios de los cursos.

Por tanto hemos de seguir trabajando en la línea de dar más voz y visibilidad a los jefes de equipo y a todos los participantes.

¿Cómo ves el futuro de la Orientación Familiar?

Con optimismo y confianza. La orientación familiar nació con la idea de “familias que formaban a otras familias”. Esta idea fue revolucionaria en su día y lo sigue siendo.  La formación de moderadores y jefes de equipo es la clave para mantener la esencia adaptándose a los nuevos tiempos para estar muy cerca de cada matrimonio, de cada familia en las distintas etapas por las que va pasando.