José Mª Albero y Blanca Buxeres

José Mª Albero y Blanca Buxeres

Al habla con… José Mª Albero y Blanca Buxeres

 

José Mª y Blanca han entrado a formar parte de la junta del FERT en este curso escolar 2018-2019 y también del equipo de moderadores. Blanca es profesora de ESO y bachillerato y José María es abogado. Son padres de cuatro hijos. 

¿Qué os introdujo en Family Enrichment? De alguna manera, nuestro primer contacto se produjo desde niños pues, en ambos casos, nuestros respectivos padres habían asistido frecuentemente a cursos de Orientación Familiar. Con el pasar de los años, y ya casados, después de asistir juntos a algunos cursos, una amiga nos propuso realizar un PIMOF para prepararnos para ser moderadores del FERT.  A ambos nos encantó y enseguida nos invitaron a impartir nuestras primeras sesiones.

Este curso habéis comenzado a participar en las reuniones de la Junta del FERT. ¿Qué os ha llamado la atención de esta tarea? Principalmente, dos cosas. En primer lugar, nuestra participación en las reuniones de la Junta nos ha servido para darnos cuenta de la gran labor que desde el FERT se realiza, pues son muchos los cursos que se imparten cada año por toda Cataluña y las colaboraciones que desde el FERT se hacen a otros centros de Orientación Familiar y la IFFD. Y, en segundo lugar, nos hemos dado cuenta también del enorme trabajo (de carácter organizativo, administrativo y técnico) que, entre bambalinas, algunas personas realizan para que los cursos se desarrollen según lo previsto y sean provechosos para los asistentes.

¿Qué os está aportando personalmente vuestro rol en el FERT? Estamos muy agradecidos por habernos dado la oportunidad de colaborar en Family Enrichment. En primer lugar, porque nuestro papel como moderadores y miembros de la Junta nos está ayudando mucho en nuestra tarea como padres de familia y, en segundo lugar, porque nos brinda una oportunidad estupenda de intentar ayudar a otras familias.

Además, ambos moderáis sesiones en los COF´s.  ¿Qué destacaríais de esta experiencia? Pues sobre esto destacaríamos dos cosas también. La oportunidad de estudiar en profundidad los aspectos que se abordan en los casos que nos toca moderar (caracteres, el juego en edades tempranas, etc.) y la posibilidad que cada sesión que moderamos nos ofrece para escuchar y aprender de los asistentes. En ambos casos, ese estudio y escucha nos sirven para tratar de mejorar como esposos y padres.

¿Qué les diríais a otros matrimonios jóvenes como vosotros, para que se animaran a participar en un COF?

Que, sin lugar a dudas, les va a ayudar a mejorar en algún aspecto de su vida familiar; y que la mejoría será mayor o menor dependiendo del grado de implicación con que afronten el programa. Además, la asistencia a los cursos les va a servir para conocer y hacer amistad con otros matrimonios.

¿Cómo veis el futuro de Family Enrichment? ¡Bien cargado de trabajo! Dado que hoy día vivimos en una sociedad en la que escasean los buenos valores y los referentes que los encarnen, los matrimonios hemos de concienciarnos de la importancia crucial que tiene nuestra formación como esposos, primero, y como padres, en segundo lugar, para ser así capaces de mostrar a nuestros hijos –sobre todo, con nuestra vivencia, pues todos sabemos que el mejor predicador es fray ejemplo– que nos esforzamos por vivir esos buenos valores y que podemos ser sus referentes. Para esa formación de los padres, los cursos Family Enrichment son, desde luego, un medio estupendo.