Gemma Codina Barreras

Gemma Codina Barreras

Al habla con…  Gemma Codina Barreras

Grado en Telecomunicaciones. Post-grado Matrimonio, Educación y Familia. Máster en Redes Sociales y E-Learning. Especialista en TIC. Casada y madre de familia numerosa.

¿Qué te llevó a la OF? ¿Cómo fueron tus inicios? Recuerdo la gran aportación, a nivel familiar, que supusieron los COF en mi vida y la admiración que sentía por aquellos moderadores que “robaban tiempo” a sus familias para dárselo a la mía. Así que decidí devolver una parte de lo recibido. La primera sesión que di fue en el colegio Las Chapas (Marbella), en enero de 2009. Un inicio un tanto “atropellado” porque además de los nervios de la primera vez, los horarios entre la sesión y los vuelos de avión fueron caóticos. Pero finalmente todo se superó con sentido del humor y corriendo mucho. Tras este inicio y pasado un tiempo, llegó de nuevo la posibilidad de moderar casos sobre los que ya era especialista, dada mi profesión: las tecnologías de la información y la comunicación.

Como experta, ¿qué consejos darías a los padres para que sus hijos hagan un buen uso de las nuevas tecnologías?  Hace unos años, los niños salían a jugar a la pelota al parque o se entretenían con tierra haciendo “pastelitos”, mientras los padres les daban consejos como: “cuidado no des un golpe a nadie con la pelota”, o “no hables ni aceptes nada de personas que no conozcas”. Hoy el asunto no ha cambiado mucho; hay que saber usar bien las cosas que tenemos a nuestro alcance, sea una pelota, un columpio o una red social como Instagram, poniendo a los extraños en cuarentena, tanto si les hablan sentados en un banco del parque o si entablan contacto a través de Fortnite o Wattpad. Lo fundamental es acompañar a esos padres en el camino, para que estén al día y sepan en qué mundo se mueven sus hijos, sean redes sociales o juegos online.

 Recientemente has viajado a Madrid para participar en las jornadas del Summit, un evento anual que reúne a moderadores de los distintos centros de Orientación Familiar de España. ¿Qué destacarías de este encuentro? Asistir al Summit 2018 fue para mí una maravillosa experiencia: grandes ponentes compartiendo con nosotros su buen hacer; disfrutar de ejemplos ilusionantes sobre cómo hacer llegar la OF a cualquier rincón de la geografía; ver a tanta gente unida en un mismo proyecto donde el objetivo es la mejora de las familias para construir una sociedad más humana, más sostenible y más feliz, es increíble.  Destacaría el haber conocido a personas de gran categoría humana y el haber obtenido recursos muy útiles para poder ser más eficiente en mi tarea, aprendiendo de la experiencia y la veteranía de otros.

Según tu experiencia, ¿cuáles crees que son los principales problemas a los que se enfrentan las familias en la actualidad? A los problemas de siempre, añadiría otros nuevos, entre ellos “la paradoja del aislamiento”, es decir, ante la mayor oportunidad que tiene el ser humano de consultar, conocer o compartir, fácilmente cae en el aislamiento a pesar de estar súper-conectados. Resulta paradójico que un niño esté jugando con tres compañeros de clase mientras permanece aislado en su sofá y conectado al “pinganillo” de su consola. O que un adolescente sea incapaz de disfrutar de un viaje, aislándose del resto de su familia por estar conectado constantemente a través de su móvil. O que un padre o una madre lleguen a casa, se conecten a su tableta y se desconecten de la familia. Todo esto tiene un potencial destructivo ciertamente elevado para las familias ya que podría resultar muy tóxico, siempre y cuando no se esté preparado para manejarlo.