Autoestima: Cómo reforzar la confianza de los niños

Autoestima: Cómo reforzar la confianza de los niños

Fuente: Hacer Familia

Una de las mejores formas de afrontar la falta de confianza en sí mismos de nuestros hijos es desarrollando en ellos desde pequeños una elevada autoestima. Los primeros años de sus vidas son fundamentales para que el niño adquiera seguridad, aprenda a autovalorarse y a verse como alguien capaz de superar cualquier reto.

En este sentido, existen numerosas actitudes y pequeños remedios que nos ayudarán a reforzar su autoestima hoy. Así, por ejemplo, en casa podemos intentar evitar frases y comentarios que contribuyan a deteriorar la autoimagen de nuestro hijo. Fíjate en sus puntos fuertes intentando buscar sus cualidades para reconocérselas y alabarlas públicamente.

Elogios para reforzar la confianza de los niños en sí mismos

Un buen truco que suele surtir buen efecto es hablar bien del niño cuando esté escuchándonos. Así, cuando nos encontremos con una amiga, por ejemplo, podemos comentar en voz alta sus muchas cualidades haciendo ver que no nos damos cuenta que él nos está oyendo. De este modo, estaremos reforzando su confianza.

También podemos simular que nos equivocamos en su presencia para que él mismo tenga la oportunidad de corregirnos.

Otra idea para potenciar su autoestima es dejarse ganar en algún juego o cometer algunos errores adrede en casa ofreciéndole así la satisfacción de sentirse más hábil que sus propios padres.

Ofrecerle la oportunidad de destacar en algo en comparación con sus hermanos, también puede ayudar. Quizá nuestro hijo sea un experto realizando trabajos manuales. Animémosle, por tanto, a que haga alguna chapucilla en casa, recordándole que él es que mejor la realizará.

Por último, intenta enseñar a tu hijo a felicitarse a sí mismo por sus pequeños o grandes éxitos en la vida.

Un trabajo diario: mejorar su autoestima

A diario, debemos intentar buscar oportunidades para elogiarle por las cosas que hace bien. Si nos lo proponemos, incluso si se lo proponemos a sus hermanos mayores, seguro que entre todos encontramos un sin fin de ocasiones para felicitarle por sus más diversas cualidades.

– Procura no exigir a tu hijo más de lo que es capaz de dar. Nuestros hijos necesitan que les exijamos pero no más de lo que son capaces de hacer.

– Es bueno que les propongamos metas que sean capaces de obtener pero que, a su vez, les exijan cierto esfuerzo de superación. Así, por ejemplo, podemos empezar por pedirles cosas fáciles y, según las vayan cumpliendo, ir aumentando el nivel de dificultad.

– Y si lo que realmente le preocupa a nuestro hijo es algún defecto físico no intentemos disimularlo haciendo como si no lo viésemos. Por el contrario, intentemos hablar de ello abiertamente y con toda naturalidad ofreciéndole su justa importancia. Debemos intentar enseñarle que debe aprender a saberlo llevar bien. Es más, es importante que le hagamos ver que las personas que saben aceptar sus defectos tienen mucho mérito y deben sentirse orgullosas de ello.

Consejos para reforzar la autoestima y confianza de los niños

· Si le preocupa un defecto en concreto intenta hacerle ver que el aspecto físico no es lo más importante de las personas. Los complejos son los enemigos de la autoestima.

– Evita las comparaciones con otros niños de su edad. Este tipo de actitudes suelen hacerse sentir mal a los chicos, sobre todo si no poseen mucha confianza en sí mismos.

– No pongas a tu hijo metas demasiado elevadas para su edad o capacidad. Con ello solo conseguiríamos que el chico se sintiese frustrado al no conseguirlas.

– Piensa un momento si realmente nosotros tenemos confianza en nosotros mismos. En ocasiones la falta de autoestima de los hijos no es más que el reflejo de la inseguridad de sus padres.

– Valora a diario sus esfuerzos y no solo los resultados. De esta forma nuestro hijo comprenderá que le valoramos alcance o no el éxito en sus actividades. Si los otros miembros de la familia tienen edad y madurez para captar la situación, hablemos a solas con cada uno de ellos y pidámosles también su colaboración para solucionar el problema.

Si hemos comprobado que nuestro hijo es un tanto inseguro procuremos preparar situaciones en las que sabemos a ciencia cierta que tendrá éxito. ¿Su punto fuerte son las matemáticas? Hagamos una competición en casa con sus hermanos para que él pueda demostrar ante todos lo bien que sabe calcular.

Marisa Vallejo
Asesoramiento: Teresa Artola. Doctora en Psicología y Máster en Educación Familiar