Julita Cuquerella

Julita Cuquerella

Al habla con… Julita Cuquerella Gamboa

 Julita es maestra, filóloga y pedagoga.  Está casada con David MacManus y madre de 7 hijos de entre 20 y 10 años. Actualmente es Asistente Ejecutiva en Roche Diabetes Care. Forma parte del equipo de moderadores del FERT.

¿Qué te llevó a incorporarte al FERT?

Me convenció el entusiasmo de una gran persona y amigo al que admiro de veras, Tomas Malmierca. Su gran pasión por el trabajo en la formación de familias y personas, hizo que fuera un honor para mí apuntarme a hacer el curso de formación de moderadores cuando él me lo sugirió.  Previamente había participado con mi marido en varios COFs de los que siempre salimos muy contentos, motivados, con buenos criterios educativos y buenas ideas para aplicar en nuestra familia.

¿Cómo fueron tus inicios?   

El primer caso que tuve que moderar fue para padres de adolescentes, que se refiere a las salidas, discotecas, etc.  Casualmente ese fin de semana habíamos “sufrido” ese tema en casa con dos de nuestros hijos adolescentes. El haberme preparado el caso para moderarlo, me sirvió muchísimo para poder solventar y dar solución al problema que se planteaba en casa. Cuando acabamos la sesión, un par de matrimonios se acercaron a darme las gracias y a decirme que les había gustado mucho y que en gran medida era porque les había hecho sentirse entendidos y los “consejos” parecían salidos de vivencias personales…. ¡Si ellos supieran!!!

Actualmente has ampliado el campo de actuación ¿Qué destacarías de cada uno de los temas que estas moderando?

Cada temática tiene su profundidad y su propio contenido. A modo de síntesis destacaría:  En Pre- adolescentes no confundir entre educar ”en” y “para” la libertad con la falta de límites y normas claras. En Adolescentes, es importante mantener el equilibrio entre la firmeza y la claridad (en cuanto al “fondo“ de valores, normas y actitudes), con la “forma” de transmitirlos. En cuanto a la vivencia de la afectividad y la sexualidad en el matrimonio, del programa “Amor matrimonial”, hay que saber cómo piensa, cómo siente, cómo se comunica y qué necesita el otro y aceptar esas diferencias sin hacer juicios de valor.  En cuanto al programa “Proyecto personal, se transmite la importancia de que los jóvenes adquieran una serie de principios y valores que sepan integrar en todas las facetas de su vida.

¿En qué medida ésta actividad te influye en tu vida familiar, social y profesional?

El hecho de ser moderadora del FERT me ha hecho aún más consciente de la importancia de tener una escala de valores clara e integrada en el día a día, tanto familiar, como profesional y social. Ayuda a tener claros los argumentos y a dar ejemplo, “intentando” vivir lo que uno predica.

¿Cómo ves el futuro de la Orientación Familiar

Creo que hay mucha confusión en nuestra sociedad, además de unas vidas profesionales muy exigentes, hedonismo y falta de valores. Los padres y jóvenes necesitan cada vez más un apoyo y guía, en muchas ocasiones para reafirmarse y adquirir más argumentos, en otras, para encontrar un camino coherente hacia la verdadera felicidad.  Creo que en este sentido la Orientación Familiar tiene muchísimo que aportar.