ESTIU DIFERENT 2010

¡Qué fórmula de vacaciones tan increíble! Un año y otro año, y otro más, y la ilusión sigue, y las ganas de hacerlo bien y hacerlo pasar bien a todos y de implicarse en todas las actividades, están ahí, como la primera vez. Seguimos pasándolo muy bien organizando estas vacaciones para cerca de 70 familias (34 en Formigal y 29 en Port-Ainé en esta edición 2010), que ya forman parte de nuestra círculo de grandes amigos. ¡Qué fácil es todo cuando la gente se da, cuando participan, cuando lo bueno lo agradecen y lo que sale menos bien lo disculpan! ¡Qué fácil cuando todos echan una mano y encima se divierten¡ Una vez más, os damos las gracias a todos y a cada uno, por vuestro cariño y ayuda a hacer posible una magnífica edición de “Un Estiu Diferent”.

¿Verano Dife?….rente!!! Ha sido el grito de guerra de nuestra hija de 3 años a la vuelta de estas vacaciones.

Después de ser invitados por unos amigos e invitar a otros nos inscribimos “in extremis” en la lista de afortunados. Ante lo desconocido y diferente y por la amplia oferta de actividades, nuestra principal duda era si íbamos a descansar o necesitaríamos unas vacaciones después, así como si la niña aguantaría el ritmo. Enseguida se resolvieron nuestras dudas y comprobamos que existe otro concepto de descanso vacacional en familia.

Sin darnos cuenta dejamos de lado nuestra hiperactividad laboral, nuestras rutinas y preocupaciones y nos vimos inmersos en una dinámica de entusiasmo y de descanso activo que se contagiaba entre organizadores, monitores y familias.

Por más que nos resistiéramos, no había más alternativas que hacer todo aquello que teníamos algo olvidado durante el curso: dormir, hablar, escuchar, andar, comer pausadamente y en abundancia, hacer deporte, pensar, reír, cantar y… el mayor reto, bailar “salsa”.También cabe decir que el entorno, al ser algo diferente al habitual, ayudaba lo suyo: aire puro, vacas y caballos, ríos y montañas, y la vía láctea como fondo de pantalla.

Como no podía ser de otra manera, a medida que se acercaba el final de la jornada algunos iban cayendo rendidos. Por la noche, después de la esperada repartición de diplomas por los objetivos logrados y el pase diario de fotografías de tan “rico” contenido, no hacía falta “toque de queda” a la hora de ir a dormir.

Otro de los “descubrimientos” del verano fue que al contar por teléfono todo esto a algunos de mis hermanos más jovencitos, decidieron dejar por tres días playstation, sofá y demás compromisos veraniegos y subir a comprobar que lo que les contábamos era real y no fruto de alguna alucinación por mal de altura. Vinieron, llegaron y el resultado fue que para recuperar el tiempo perdido, alargaron el día a 25 horas. Y en lugar de agradecérnoslo nos recriminaron que no les hubiéramos invitado antes. En fin, ya se ve que hagas lo que hagas, a estas edades, siempre hay quien no queda del todo contento.

Y para rematarlo, al cabo de unos días leímos en prensa la desgraciada noticia de que un desprendimiento de tierras obligó a cortar la carretera de Rialp a Portainé. De haber sucedido un día antes, nos habríamos quedado atrapados allí por una temporadita más, ya es mala suerte…

¡Hasta la próxima!

Família Morata-Monés (Toni, Judith y Txell)


© FERT 2005. Todos los derechos reservados. Información Legal