ARTÍCULO REVISTA "VIDA NUEVA"

La familia que se divierte unida

Padres catalanes proponen “un verano diferente” de ocio y formación

No se oye ruido de coches, a 2.000 metros de altura, al pie de las pistas de esquí de Port Ainé, en el Pirineo de Lérida, pero sí el alboroto de los niños jugando y paseando en bicicleta por los alrededores del hotel. El paisaje de alta montaña es realmente bonito, hay algunos caballos y vacas pastando, el ambiente es fresco a pesar de estar en pleno mes de agosto. En este entorno privilegiado es donde se celebra este año la cuarta edición del Verano Diferente, una iniciativa que ofrece unos días de ocio compartidos en familia, dando importancia a la formación.

La actividad empezó en Galicia, pensada por un grupo de matrimonios que formaba parte de un centro de orientación familiar. Después de organizarse en Granada, con mucho éxito, la asociación FERT de Cataluña, pionera en los cursos de orientación familiar desde Barcelona, se interesó por el proyecto, y el matrimonio formado por Pilar Costa, y Fernando Sánchez, fueron a Granada para ver de qué se trataba, y buscaron matrimonios que pudiesen organizar un proyecto parecido en Cataluña.

Paqui Granados y Paco Ortiz; Laura Sánchez y Gregorio Azcárate, fueron los otros dos matrimonios, que empezaron a trabajar para buscar un hotel, monitores para ocuparse de los niños en el tiempo libre, y sobre todo desarrollar su propia propuesta. El primer año se llevó a cabo en la estación de esquí de la Molina , en el Pirineo de Gerona, con 25 familias. El resultado fue muy positivo: excursiones, deportes de aventura, espacios de formación compartidos, etc.

El boca-oreja ha funcionado, y este verano se benefician del Verano Diferente 70 familias en dos turnos, del 30 de julio al 9 de agosto, y del 9 al 19 de agosto. Repiten por tercer año consecutivo en el hotel de las pistas de esquí de Port Ainé, en el Pallars Sobirà. La mayoría de familias son numerosas, con un promedio de 3 hijos, pero también las hay con nueve hijos. En estos casos, especialmente, se agradece el régimen de pensión completa, que facilita un mayor descanso para los padres.

Cursos de orientación familiar

Pero, ¿por qué es un verano diferente? “Porque son unos días de vacaciones con muchos momentos de ocio pensados para todas las edades: senderismo, rafting , paseos en bicicleta; pero también hay tiempo para enriquecernos con unos cursos de orientación familiar. Se hablan temas que interesan a los padres: cómo ejercer una autoridad positiva, la educación sexual de los niños, o la inteligencia emocional”, afirma Laura Sánchez. “Hay muchos momentos de ocio, en que se respeta el horario de cada familia, no es como unas colonias programadas, pero las actividades conjuntas, nos enriquecen y son el eje del Verano Diferente”, explica Paco Ortiz, otro de los organizadores. Su esposa, Paqui, también recuerda el esfuerzo de los monitores, jóvenes universitarios (la mayoría hijos de los matrimonios que participan de estas vacaciones), que de forma altruista se ocupan de los más pequeños, durante unas horas, para que sus padres puedan disfrutar de deportes de aventura, de escuchar una buena charla, o de participar en un cine-fórum. “No se trata de una guardería de muchas horas para los niños, porque lo que interesa es que la familia esté junta en vacaciones”, afirma el matrimonio Ortiz.

Un hecho diferencial de esta propuesta comparada con otras parecidas, es que cada noche, después de la cena, se preparan fiestas y actividades lúdicas: obras de teatro, concursos, karaoke ,.. “Todos hacemos el Verano Diferente, por tanto, se trata de que cada uno pueda colaborar según sus aficiones”, explican los organizadores.

Un verano para todas las edades

“Repetimos porque existe quórum familiar. Nuestros hijos, Inés de 13 años, Manuel de 9, y Ana del Mar de año y medio, se han mostrado muy ilusionados en poder volver. Este entusiasmo se consigue con el enfoque de la organización al preparar actividades pensadas para todas las edades”, explica Manuel Juan-García, y su esposa Inés, que vienen con sus tres hijos desde Orihuela, Alicante. Este año repiten, con Trini, la hermana de Inés, y su marido Vicente, junto con sus dos hijos. También se ha añadido la madre de Vicente y su hermano.

“Para nosotros el Verano Diferente supuso una experiencia personal, de pareja y familiar muy enriquecedora. Un encuentro con familias que tienen las mismas inquietudes, que piensan como tú, y con las que fácilmente te identificas, porque creen, como tú, que la familia es el pilar básico de la sociedad y Dios el centro de nuestra existencia”, argumentan.

El Verano Diferente tiene un ideario de humanismo cristiano por los temas que se tratan, y por la forma cómo se tratan. Cada día hay la oportunidad de asistir a misa en el mismo hotel. Pero no se ofrece una formación cristiana, sino que los temas están enfocados a la educación de los hijos. “Se promueve la familia como una unidad básica de transmisión de valores y de servicios”, afirma Laura Sánchez. Este año cuentan con la ayuda de un nuevo matrimonio que colabora con la organización, Silvia Serrano y Ángel Calvo. “Lo conocimos el año pasado, y éste nos hemos animado a ayudar en el segundo turno. Nunca nos había pasado que nuestros hijos de 6, 8, y 10 años estuviesen de acuerdo en repetir unas vacaciones.”

En esta nueva edición de Port Ainé, se han apuntado familias de Valencia, de Zaragoza, de Marbella, de Badajoz, de Sevilla, y también de Murcia y de Madrid. “Nos hace mucha ilusión que venga gente de fuera de Cataluña” -comenta Pilar Costa- nos gustaría poder transmitir esta oferta a otros lugares de España. Si hay gente que sabe que hay un hotel con capacidad para unas 200 personas, que se pueda adecuar a esta oferta, se pueden poner en contacto con nosotros. Lo interesante es que nos conozcan, y que se animen a organizar el Verano Diferente en otros lugares para que muchas más familias se puedan beneficiar de esta oferta.”

Texto y fotos:

Glòria Carrizosa

Despiece

Para mejorar el proyecto educativo

La asociación FERT fue constituida por iniciativa de un grupo de padres, con el propósito de mejorar el proyecto educativo familiar, en el año 1973, y en el año 1979 fue declarada de utilidad pública. Gracias a la colaboración de sus socios, se dedica fundamentalmente a elaborar, difundir e impartir los cursos de orientación familiar, de los cuáles es pionero en toda España.

Según Laura Sánchez, secretaria del FERT, “los cursos y conferencias pretenden ayudar a los padres a que encuentren un firme apoyo y una ayuda eficaz en la educación de sus hijos. Se trata de dar unas normas y criterios, fundados en valores permanentes.” Para ello, se basan en casos reales, que se discuten en equipos de trabajo, formados por varios matrimonios.

Tel. asociación FERT: 93 254 18 33


© FERT 2005. Todos los derechos reservados. Información Legal